Viernes dando la nota #64: Lead the way

viernes dando la nota 2

Hoy no tengo Plan B, así que toca una de esas que cantaba con mis hijxs en el coche a voz en grito cuando íbamos de viaje. Carlos Jean reune aquí a varios artistas que tienen su aquel, entre ellas, Electric Nana, que lleva la voz cantante en la versión este tema, Lead the Way. Espero que os guste tanto como a mis peques. 



No todo va a ser follar

– Mira qué bueno está ese, me lo tiraría aquí mismo

– Ah, ¿si?

– Sí claro, ¿tú no?

– Pues no.

Esta conversación puede terminar de muchas formas: poniendo la excusa de estar con la regla, diciendo que se parece a tu hermano, alegando dolor de cabeza, fingiendo que no le has visto bien, pero lo valiente de verdad es decir que no, que ese tío tan bueno no significa nada para tí y por nada del mundo te lo “tirarías”. Después tendrás que convencer a la ardiente amazona de que no eres ni una reprimida, ni una estrecha ni una frígida, símplemente no te motiva eso de tirarte a un tipo que parece muy mono pero que no te dice lo más mínimo.

Y en absoluto me parece mal que ella se lo quiera tirar ¿eh? Que se lo tire si puede y si quiere. Yo me retiro de la competencia. Prefiero que me estimulen el cerebro a que me estimulen la retina. Digamos que mi clítoris es más de ideaciones que de percepciones. Y si no se estimula pues no pasa nada, ya llegará su momento. Cuando llega el momento es imparable, además. Es a toda costa.

Pero lo importante aquí es que, admitámoslo, sentimos de manera diferente. No hay una mejor que otra. Mientras que disfrutemos y semamos libres, al menos de forma aparente (ya se sabe que el patriarcado tiene sus trampas sibilinas, que si no digo esto pierdo femipuntos), todo anda bien. Tú con tus orgasmos múltiples y yo con mi orgasmo único e intenso. Tú con tu harén y yo con mi elegidx. Pero las dos disfrutando de la sexualidad a su manera, en su momento y con la persona o las personas que nos apetezcan.

Querida, siempre me pareció absurdo fingir el orgasmo con mi pareja. ¿Por qué voy a fingir contigo que me conmuevo al hablar de ese melenas que lo único que me inspira es decirle que se lo pase bien esta noche y que no llegue tarde? Que no mira, que no me produce ninguna sensación.

Por otra parte, chicas, ya sé que mola hablar de sexo, pero no me pidáis hablar de mis relaciones al detalle. No lo haré, a no ser que sea con fines literarios. Ya sé que eso de hablar de sexo igual mola, pero es que a mi me da nosequé. Porque con eso de que yo solo puedo hacerlo con gente a la que aprecio mucho, pues me parece que compartir algo tan íntimo con otras personas no queda bien. Y sé que esto queda de mojigata total, pero para nada es cierto. Si tú me quieres contar tus experiencias y lo haces con arte, no tengo ningún inconveniente, pero no esperes reciprocidad por mi parte.

En fin, que no todo va a ser follar. Te voy a contar algo sobre mi vida sexual para variar: una buena conversación es mi mejor afrodisíaco. Ya sé, ya sé, demasiado intelectualoide para ti. Pues es lo que tiene: puedes decir lo que quieras, pero las lenguas que saben hablar son las mejores.

Viernes dando la nota #63: I´m a barbie girl

IMG_0057.JPGOsea, hoy he elegido una canción hipermegagüay. Ya estamos en pleno verano, y quiero reivindicar (que conste que reivindicar no es protestar, ¿eh majas? que yo soy una chica muy cabal) por unas playas limpias. Porque es decir, eso de que vayas a la playa y te llenes de arena ES UN ASCO. Por favor, ¿a quién se le ocurrió poner arena en las playas? Con lo bien que estarían con unas baldosas lisitas desde el paseo hasta la orilla. Y luego vas y sales con el cuerpo todo mojado y tu biquini pegado y te tumbas a tomar el sol en una toalla impoluta y bien extendida. ¡El paraiso! Y por supuesto, a los niños que se los lleve Miss Puerto Rico, que yo estoy de vacaciones. 

Luego por la noche, mi maridito me ha prometido llevarme a un cóctel que celebran sus amigos más chic de la empresa. Y es que mi maridito tiene un cargo bien importante. Yo me alegro mucho por él, pero eso me obliga a estar haciendo mi maleta y las de los niños una y otra vez para viajar por el mundo. Pero mira, peor suerte tiene mi amiga Rita, que es profesora asociada a tiempo parcial la pobre en una universidad pública de esas de mala muerte y tiene que ir de un país a otro en verano cual puta por rastrojo, visitando departamentos y congresos. 

En fin, yo al año que viene voy a ver si me monto un negocio, porque me aburro mogollón todo el día con los niños. Me están viniendo ya cosas a la cabeza. El verde menta inunda mi cabeza al levantarme por las mañanas, no sé si querrá decir algo. Seguro que es una premonición de esas, osea. qué fuerte. Si la gente tuviese iniciativa, como yo, no iría por ahí pidiendo comida en los comedores de cáritas y esas cosas. Qué vergüenza, por favor. Y luego dicen que quieren una baja de esas por maternidad y que les paguemos por dar la papilla y el biberón a su bebé. Tías vagas. Si tienen que trabajar, que se busquen una filipina que les cuide al bebé y no se anden quejando con la escusa de que quieren darle la teta. Vamos venga, si eso es una cosa del pleistoceno que ya no hacía ni mi abuela. 

Bueno, os dejo con la canción. Es super reivindicativa y estoy segura de que os va a encantar. ¡¡Feliz VDLN!!

Viernes dando la nota#62: La cruda moral

viernes dando la nota 2

 

En cuanto escuché esta canción no dudé ni un segundo: era para ella. Patética charlatana que, sin saber hilar dos frases seguidas, las dos que utiliza son para autoelogiarse o para echar basura sobre personas a las que envidia por no se sabe muy bien por qué. Mira, las mujeres envejecemos con luz cuando amamos lo que somos, lo que hacemos y lo que nos rodea. Sí, nos gusta nuestro cuerpo, nuestro olor, nuestra sonrisa, nuestro pelo blanco. Nuestros hijos e hijas, si hemos tenido, se sienten a gusto con nosotras, que ya nos hemos emancipado, que no queremos regresar al nido de cría, dejado atrás hace tiempo con cariño pero sin nostalgia. 

No hay nada peor que vivir contraponiéndonos a las demás. Que si esta es tonta, que si esta me ha llevado la contraria, que si mira la otra lo que ha dicho, que si lo que yo hago es mejor y lo que hace ella es pura basura… y al final cada cosa que decimos o que escribimos rezuma baba, mala intención y tristeza, mucha tristeza. Rezuma un “se acabaron los buenos tiempos y ahora a ver si puedo vivir de las rentas”. 

Ella no es nadie en particular y somos todas cuando no sintonizamos con la magia. Cuando perdemos la magia. Cuando nos olvidamos de la magia y despreciamos la magia. Porque vivir sin magia es un no vivir, un vagar sin encontrar la chispa para caminar. Y es entonces cuando sólo nos espolea la crítica y la polémica, el conflicto y la descarga de nuestra ira sobre los demás. Y beber es malo para entrar en bucle, muy malo. Ya lo dice Jessy Bulbo

Jessy Bulbo

Jessy es buena, loca, rockera, escritora y no le gusta criticar a la gente… hasta que lo hace. En esta canción se ríe de sí misma y de todas nosotras, cuando nos convertimos en el patético reflejo de nuestras mayores (mamá, tías, no os deis por aludidas, que vosotras no sois así). En La Cruda Moral os veréis reflejadas, lo siento. Y si no os veis reflejadas, es que sois perfectas, tan perfectas que dais asco.

 

Viernes dando la nota #61: El lado salvaje

IMG_0057.JPG

Hay días en que se caen todos los filtros y de la misma forma que dices lo primero que se te viene a la cabeza, percibes todos los pensamientos de la gente que te rodea. Percibes lo bueno y lo malo, la envidia y el cariño, la falsedad y lo auténtico… y sin filtros en la percepción y en la expresión es muy difícil vivir. Sobre todo habitando en un mundo donde no hay costumbre de vivir en carne viva. Sobre todo en un mundo en el que las relaciones no son de corazón a corazón. 

Y es que entre el ego y las diferencias kármicas, no hay nada que hacer. Ese dolorcillo que nos entra debajo de la garganta, en el timo, cuando las cosas no van como quisiéramos, cuando no conseguimos tener la razón. Y esas ganas de aplastar a la persona que tenemos enfrente, aunque sea dialécticamente. Muy mal, así no llegamos a ningún sitio… o sí. Pero en realidad no tengo ninguna intención de destrozarte la vida… o sí. La vida es eso que pasa mientras estás intentando tener razón y aplastar a tu contrincante. 

Es todo bastante contradictorio. Nos construimos en oposición a otro que envidiamos pero al que odiamos. Y en el fondo es lo que queremos ser y no podremos alcanzar nunca. Quitarte de encima el peso de quien quiere ser como tú es lo más difícil del mundo. Y cuando estás contento de ser como eres… bueno… entonces no estás en el sitio adecuado. Siempre hay algo que no encaja. Y el Paolo Coelho diciéndote ¡¡Acepta!! 

Fíjate, con Paolo Coelho nunca me ha pasado, eso de que me den ganas de darle con una pala en toa la boca. Me ha pasado con el del Caballero de la Armadura Oxidada, eso sí. Ese sí que me tocó los ovarios a dos manos. Con los libros de autoayuda todo empieza muy bien, hasta que te dicen lo miserable que eres haciendo lo que estás haciendo. Pero a ver, listo o lista… ¿tú qué coño sabes de mi vida? La conclusión es clara: ¿Por qué empezaste a leer ese libro? ¿Qué ibas buscando?

Ahora encontramos mucha gente que se cree que va a encontrar lo que busca hablando mucho sobre el mismo tema en círculos y haciendo una y otra vez lo mismo. Y eso que hemos dicho hace tiempo que para conseguir algo diferente hay que hacer algo diferente. Pero nada, a ver, si la vida es una cuestión de hábitos, lo de cambiar es o a hostias o porque te has enamorado. No hay otra. 

Bueno, eso es en resumen lo que os quería contar. Ahora os voy a poner una canción.