Si los hombres hablasen

arton4674-a2db6Los grupos de hombres por la igualdad no son algo nuevo. Surgieron en los años 70, y ahora encontramos organizaciones como Nomas, en EE.UU., o la española AHIGE, cuyos objetivos están centrados en cambiar los condicionantes estructurales del patriarcado para conseguir una sociedad más justa e igualitaria. Es muy deseable que haya hombres feministas; no podremos conseguir el cambio deseado sin que el 50% de la sociedad se impliquen (aunque algunas feministas no estén seguras de que esto sea necesario). Los grupos de hombres tienen como finalidad la reflexión y la autoayuda para superar las actitudes y formas de actuar que el patriarcado ha sembrado en ellos desde su infancia.

Desde mi punto de vista, que los hombres realicen esta reflexión es muy necesario antes de lanzarse a una lucha activa por la igualdad. Las formas relacionales entre hombres y mujeres están viciadas por patrones tácitos y asumidos muy difíciles de cambiar. Los hombres acaparan los turnos de palabra, nos dan explicaciones que no hemos pedido, reformulan nuestras propuestas haciéndolas propias y un largo etcétera de entresijos conversacionales que han sido evidenciados por analistas del discurso especialistas en género. Hasta que los hombres no sean conscientes de esto e intenten cambiarlo, es muy difícil que podamos hacer feminismo juntxs. Ya incluso es difícil ir con ellos a las manifestaciones, como decían en una entrada de hace un tiempo las Feministas Ácidas, como para trabajar en asambleas conjuntas.

Hace poco, se ha creado en Madrid (y en otros puntos de España) un grupo de hombres centrados en el trabajo de una paternidad consciente. Han llenado internet con su hastag #SiLosHombresHablasen. Este grupo, auspiciado por el psicólogo Javier de Domingo, pretende convertirse en un espacio para explorar el rol de padre. Me parece muy positivo que los hombres comiencen a hablar de paternidad y den la cara como personas implicadas en la crianza de sus hijos e hijas. Hace falta, es necesario e incluso exigible. Tengo el gusto de conocer virtualmente a algunos de estos padres y puedo decir que no es todo fachada lo que reluce: realmente están metidos en harina con su prole, como una más de nosotras.

Pero una cosa tiene que quedar clara: estos hombres no son héroes. Sí pioneros, quizás, pero no héroes: están haciendo lo que tienen que hacer. Los grupos de crianza han sido tradicionalmente femeninos. A ellos hemos acudido con nuestras criaturas colgadas a la teta y hemos compartido con nuestras comadres los desasosiegos de la crianza, así como sus placeres (uno de los mayores, tener comadres con las que compartir). Mientras, los hombres preferían dedicar su “tiempo libre” a otras actividades y ese tiempo libre, normalmente, excluía a sus hijas e hijos. Y ahora resulta que, cada vez que un hombre hace algo con sus hijxs, sale en los periódicos como chico guay absoluto: hombres que dejan que sus hijxs se vistan como quieran, que peinan a sus hijas con aspiradoras y montones de proezas masculinas en la crianza. ¡Que un hombre cuide de sus hijxs es un hecho noticiable y le convierte en héroe!

Además, hay algo que no me gusta nada. Desde el entorno de #SiLosHombresHablasen parece que se nos culpa a las mujeres de la tradicional falta de implicación en la crianza de los hombres. Esto no me parece un buen comienzo (cito textualmente artículo del ABC del día 25 de febrero de 2015):

“El hombre se sabe torpe e incompetente, pero en ocasiones la mujer también le hace sentirlo. Esto hace que el varón de un paso atrás, y se evada.” En su opinión, a todos los hombres les falta un espacio propio en el que poder sentir apoyo, donde poder expresarse, en el que poder compartir sus emociones.

¿El hombre es torpe e incompetente? A ver, eso lo decía mi abuela cuando yo pretendía tener una relación igualitaria con mis parejas. Me decía: “Hija, es que no saben hacerlo”. Esa ha sido la escusa que ha puesto el patriarcado para que los hombres no se impliquen en la crianza de los hijos durante siglos. Si te sientes torpe e incompetente, esfuérzate por hacer las cosas bien, no te evadas yéndote a jugar al fútbol con tus amigos, no des un paso atrás. Y si necesitas apoyo y un lugar para compartir emociones, te comunico que eso le pasa a cualquier ser humano. Enhorabuena por haberte hecho consciente de ello.

Está genial que los hombres queden y hablen de su paternidad. Me alegra que hayan dado ese paso. Pero creo que deberíamos tener en cuenta dos cosas: 1) Que si no lo hacían antes, no es culpa nuestra, de las mujeres. El reto de responsabilizarse de los propios hijos es una cuestión de hombres adultos, mayores de edad; y 2) Que el poder mediático de esta noticia puede desdibujar lo realmente importante: la sociedad debe cambiar, haya grupos de hombres para desfogar emociones o no. Queremos corresponsabilidad en la crianza, y la queremos ya.