#VDLN 147: Morrissey (Spent the day in bed)

Ser adulto es una condena. De repente, te buscan para pedirte cuentas de la vida de otros, y tú, en vez de seguir fumando un canuto, tirada en la cama, buscando placeres ociosos y etéreos, saltas accionada por un resorte y te pones en pie. No hay escapatoria: tus deudas no están anotadas en ningún libro, pero la huida no se contempla como alternativa.

Noticias, llegan noticias. E intuyes que el mundo, dentro de poco, dejará de ser como tú lo conoces y dejarás de formar parte de él. Se reirán de tus ideas anticuadas, ideas de vieja en las que el mundo sigue siendo una mierda, pero al menos Internet funciona con una tarifa plana y la gente, si quisiera, podría indagar otras verdades en las ventanas abiertas de ceros y unos. Ceros y unos. Ceros y unos….

No quiero ser responsable de su desilusión. No quiero decirles que todo es una gran mentira. Solo quiero pasar todo el día en la cama y disfrutar de la nada. Porque de la nada venimos, y algún día, toda esta maraña de absurdas ideas se desmoronará y seremos pobres, pero libres.

Tipos de anonimato en las redes

Una que ya lleva mucho tiempo paseándose por las redes sociales (RR.SS.) se escama cuando, por enésima vez, el opinólogo de turno arremete contra el anonimato porque no tiene argumentos sólidos. A ver, señor, cuentas anónimas en las redes hay a patadas. Ya sabemos las que a usted le molestan, que son básicamente las que le sacan la vena del cuello. Pero quizás si fuese capaz de argumentar sosegadamente, no lo pasaría tan mal.

Por otra parte, ha de aprender a diferenciar los tipos de anonimato en las RR.SS. No es lo mismo una cuenta anónima con 19 seguidores que surge de repente y acude a insultar y a mofarse de sus tuits (de esas, yo tengo bloqueadas un montón) que una cuenta que lleva detrás un blog de varios años de antigüedad, un personaje que escribe en un periódico o o que ha escrito un libro, o una que maneja un profesional, y que expone argumentos educativos sensatos y sólidos. No, no es lo mismo. Y no se puede arremeter contra esas cuentas como si todo lo que dicen, han dicho y dirán no será válido si no se publica con el DNI en la boca.

A lo largo de la historia, el anonimato ha cumplido muchas funciones. Una de ellas es protegerse de las hienas que no dudarían vengarse haciendo daño. Porque no me negarán, señores que braman en contra del anonimato, que lo que quieren hacer no es argumentar con nombre y apellidos, sino pasarse tres pueblos haciendo ad hominems y atacando personalmente a la cuenta anónima que les ha sacado de quicio.

Así que no, mire, mejor prevenir que curar. Yo le aconsejo, señor, que se calme y que razone. La ironía y el sarcasmo están ahí para ser usados. Si todo el mundo juega limpio y argumenta con soltura, no hay ningún problema. Y total, para llamarnos madres ignorantes, no hace falta saber cómo nos llamamos.

Por otra parte, es delirante afirmar que hemos creado nuestros perfiles anónimos para lucrarnos. A mí me molesta especialmente que meta a Maestra de Pueblo por medio cuando dice eso, teniendo en cuenta que ha escrito un cómic con mucha gracia en el que ilustra sus aventuras como maestra novata. Escribir es un trabajo y, si está bien hecho, es justo pagar por él y no es obligatorio. Pero en lo que respecta a este blog, en la vida se habrá visto la inclusión de publicidad o la venta de ningún producto en el mismo. Yo me pago mi hosting, señor. Esto es un hobby. Por eso, escribo lo que me da la gana. Y si no le gusta, a mamarla a Parla, como dicen en mi pueblo.

El club de las madres chungas

Este club surge de mano de nuestra amiga Marta, gran administradora del grupo BDD. Y es que hace falta ya. Hace falta, porque esto se está yendo de las manos. Estamos hartas de que se nos infantilice y menosprecie. Estamos hartas de que los profesores megaestrella y sus maestras esbirras en las RRSS nos traten de ignorantes, simples y catetas. Y encima lo hagan desde una presuposición profundamente clasista y machista: que las madres, las pobres, no han tenido tiempo para formarse, no saben nada de educación y navegan por las redes sociales criticando a profesionales excelsos que solo desean el bien de sus hijos e hijas. Incluso que les van a salvar de ellas a los pobres.

Uno de los casos más sangrantes es el del profesor de Enseñanza Secundaria, Pablo Gallardo Poo, que en su libro “Espabila, chaval”, nos pide que imaginemos a una madre abogada que, como no sabe biología, no deduce que el dolor de barriga de su hijo se debe a un simple virus. La pobre madre abogada lleva a su hijo al hechicero más cercano, en vez de darle, dice el profesor Poo textualmente, antibióticos. En este párrafo, incurre en varias estupideces. En primer lugar, creer que hace falta que una madre estudie biología para llevar a su hijo al pediatra. Cuando, seguramente, cualquier madre esté más informada que Poo sobre el hecho de que los virus NO se curan con antibióticos, y sin haber estudiado biología.

En hecho de que las madres (#NotAllMothers) gocemos de tan mala prensa entre los grupos de docentes se debe seguramente al imaginario social de los años 50, en el que las madres eran aquellos ángeles del hogar que horneaban los applepie que humeaban en las ventanas y preparaban el almuerzo al hijo. Ese dulce ser reía de bromas entre hombres que no entendía, cuidaba a los inteligentes machos que traían el pan a casa y nunca se preocupaba por los terribles hechos que relataban los periódicos y la radio. Ellos, que nos tienen en ese pedestal de ser bueno y tonto, de repente se encuentran con que las madres les rebaten sus argumentos, cuestionan su concepto de evaluación por competencias, les afean sus actitudes altaneras y clasistas hacia sus alumnos y las familias de sus alumnos y les piden respeto. Es entonces cuando nos convertimos en MADRES CHUNGAS.

A las madres chungas se les han acabado las manzanas para la maestra. Saben detectar una mala práxis en el entorno escolar en cuanto la ven, y además saben cuándo y cómo pedir un cambio. Saben distinguir la manida hiperprotección de su responsabilidad de velar por los derechos y el bienestar de sus hijos. Por tanto, no se dejan llevar por los sibilinos discursos que nos sitúan como histéricas que van a defender a sus maleducados vástagos. Que a veces, señor profesor, señora profesora, la maleducada es ustéd. Y a veces, nuestros hijos e hijas llegan tan bien educados de casa que no soportan que un señor al que conocen de lejos (y que les conoce de lejos) presuponga que les tiene que increpar para que espabilen.

Yo entiendo que un gremio que ha necesitado que, en algunas comunidades, les eleven a condición de autoridad pública para defenderse de las personas a las que se supone que tienen que educar tiene que estar muy falto de formación educativa. Porque si una madre abogada que no ha estudiado biología corre el riesgo de llevar a su hijo a un hechicero, un profesor que no ha estudiado, digamos, pedagogía, corre el riesgo de educar usando los lemas “la letra con sangre entra“, “la memoria y el conocimiento son lo importante” o “aquí, el que manda soy yo” mientras gritan al cielo que en la escuela se enseña y en la familia se educa.

Las madres chungas no nos callamos. Leemos, nos informamos y sabemos cuándo un libro sobre educación es una joya o una bazofia. Porque formarse, en la edad adulta, y con ciertas competencias de aprender a aprender, tan denostadas por esos profesores de la vieja escuela, es posible. Señor profesor, su pedestal no es tan elevado. Tiene que aprender a respetar a las personas que hablan de educación basándote en argumentos reales y no en falacias de autoridad. Es duro tener que argumentar con madres, con señoras, a las que tan poco conocimiento se les supone en general ¿verdad? Pero todo es acostumbrarse. Y mientras, no le vendría mal estudiar un poco de biología.

#VDLN 145: Magic (Chucho)

Os voy a contar una cosa: la felicidad es algo mucho más sencillo de lo que parece. Quizás decir esto en momentos como los que vivimos, en los que hay tanta falsedad, amargura, avaricia y ego, sea visto como una frivolidad. Pero es lo que hay. Es una verdadera mierda que los corruptos del PP hayan usado el 155 para tapar sus imputaciones en los casos de corrupción y que la justicia culpe a la víctima de “la Manada”. Pero hay tantas cosas que te pueden meter en un trance de placer: escuchar una canción, sonreír a una persona desconocida, tomar una cerveza con unos amigos, escribir un post que hace reír a la gente. Y así me paso los días, en el descubrimiento tranquilo y constante de una vida nueva. Una vida que no habría soñado hace diez años.

Cuando vives permanentemente enfadada, no disfrutas de esos pequeños detalles. La gente huye de ti, asustada por tu agresividad. He de decir que me toca mucho los ovarios la gente cobarde; me aburre y me molesta que me juzguen. Pero, en cierto sentido, y debido a su debilidad, entiendo su miedo al contagio. Hay gente que no sabe sostener grandes emociones, ni positivas ni negativas, y viven en esa medianía peremne, tan insulsa, tan seca.

Yo tuve una amiga que podría haber disfrutado mucho conmigo y podría haber salido de su encorsetamiento. Yo hubiese nadado en su paz llevándome, a cambio, su inseguridad. Pero se asustó de mi forma rabiosa de vivir la vida y nos separamos. Fue un adiós definitivo y sin palabras. También se llevó otras cosas de las que no voy a hablar. Pero en fin, hay que aceptar las pruebas y los dilemas que te pone la vida por delante sin mirar atrás.

Cuando por fin me di cuenta de que todo es pasajero, aprendí a sonreír.



Madres que no esconden que necesitan tiempo para cuidar de sus hijos/as

Hace unos días, leía un artículo en el que una serie de hombres hablaban de su papel en la crianza de sus hijos e hijas. Siendo positivo que por fin haya hombres que se impliquen en estas tareas, el tono del artículo no terminó de gustarme. Me parecía que, lo que yo, como madre, llevo haciendo toda la vida, ellos lo estuviesen, de alguna forma, representando, como si de una obra de teatro se tratase.

Por ejemplo, yo he dejado durante muchos años de viajar por motivos de trabajo, hasta hace muy poco, que he retomado estos viajes dado que mis hijos se han hecho mayores y se pueden quedar sin problemas solos o con su padre. Cuando eran pequeños, ni se me pasaba por la cabeza “llevar a cabo dos tácticas”, como hace Javier, el primer protagonista del artículo en cuestión. Llamar “tácticas” a lo que les dices a las personas que te invitan, para que les quede claro que tienes niños que cuidar (aunque luego vayas a ir de todas formas, total, es un juego para que se hagan conscientes de que podría decir que no puedo ir porque tengo que cuidar a mis hijos) denota lo engañoso del problema. Cuando yo tenía hijos pequeños no había tácticas ni tácticas: sencillamente, no viajaba. No quería cargar a mi pareja con el peso que suponía estar solo con los niños y tener que externalizar los cuidados sometiendo a los niños a un estrés innecesario.

Pero claro, nosotras tenemos más interiorizado eso de que hay que renunciar a ciertas cosas cuando tienes prole. Si no se puede viajar, no se viaja, ya se podrá más adelante. Pero ¿qué me decís de David, el autónomo que se dedica al mundo audiovisual? Vaya, parece que lo que hace cuando lleva a su hija a trabajar es “visibilizar que tiene una hija”. Mi sensación, cuando me he tenido que llevar a alguno de mis hijos a mi trabajo ha sido de “vaya marrón”. Es un día en el que no estás al 100% ni trabajando ni cuidando. En ningún momento mi preocupación ha sido visibilizar nada (ya era bastante evidente que no tenía con quién dejar al niño ese día), sino hacer las cosas que tenía que hacer lo mejor posible sin desatender al pequeño que me acompañaba.

¿Y qué me decís de Charlie, ese freelance que no trabaja los jueves? Menos mal que su pareja está de baja, que si no, no podría ir a la oficina de 9 a 17 4 días a la semana. Yo tuve que ir a trabajar sin tener a nadie de baja en casa, y la verdad es que muchas veces lo veía como un privilegio, en comparación con mi pareja, que se iba a trabajar sin preocuparse de lo que pasaría a lo largo del día, si llamarían de la guardería porque el niño estaba malo, si fallaría la persona que venía a cuidarlo o si yo tenía trabajo extra que no podía desatender.

En cuanto a Lukasz, me he reído cuando he leído lo de que escribía en sus ratos libres para sacar algo más de dinero. ¿Ratos libres? Cuando estás criando de verdad, perdona, pero no existe tal cosa. Y lo de hacer las reuniones en casa también me ha llegado al alma, al igual que decirle a la niña que “cada cual necesita tiempo para sus cosas”. Querido Lukasz, te deseo mucha suerte con tu crianza.

Pero en fin, lo que me ha roto el alma definitivamente es que el articulista nos pregunte que cómo creemos que ha sido posible que escribiese ese artículo. Pues seguramente porque su mujer está cuidando de sus hijos, pero si fuese de otra forma, eso no deja de ser una brizna de hierba entre el prado de mujeres que escriben con los niños saltando sobre su cabeza, robando minutos mientras viajan en transporte público, pidiendo favores a familiares, vecinas o amigas o, símplemente, dejando de dormir. ¿Nos extraña que en todos los eventos profesionales importantes, veamos una mayoría de hombres en la foto? A mí en absoluto. Aunque esa foto sea la de la conciliación, por la que llevamos tanto tiempo luchando.

#VDLN 144: Cosas extrañas

Qué lejos quedan los 80, los guateques, esos bailes organizados en locales privados, esas aventuras en descampados y solares. Ahora parece que todo aquello sea cutre, rancio, pasado de moda, heteropatriarcal y esas cosas. Qué se le va a hacer, no teníamos abiertos los ojos a la verdadera visión, vivíamos en el mundo del revés, ciegos a los ataques de los malos, subsumidos en el régimen del 78. Los poderosos manejaban los hilos y nosotras creímos vencer. Los demoperros se comieron nuestros sueños y pasamos por la vida esperando a que llegase eso que tanto tiempo anduvimos buscando.

Se han apagado las luces, la gente se ha ido a casa. Los que quedaron por el camino surgen de la oscuridad como zombis, pidiendo su ración de sesos. Y al llegar, miramos esperanzadas a nuestras hijas, por si ellas encuentran lo que nosotras no sabemos siquiera si existe. Y entonces, esa canción. Ahora, esa maldita canción. Esa con la que bailábamos. Esa que ahora está en las listas de las más buscadas. Ya no somos princesas, deja de vigilar nuestros pasos. Ahora todo ha caído hecho pedazos. Todo cambia, nada es para siempre.



Quien decide tiene la culpa

 

En momentos de indecisión en grupo ¿has notado que siempre tomas tú las decisiones? ¿Que la gente que te rodea siempre espera a que tomes la última palabra y digas qué debemos hacer? Siempre hay alguien en un grupo que termina diciendo “pues venga, vamos a ello”… ¿eres tú esa persona? Pues la has cagado pero bien. Si las cosas salen mal, no podrás evitar sentirte culpable.

Cuando te das cuenta del tema y dejas de decir la última palabra, el grupo colapsa, se queda varado en el error de la última decisión tomada y te miran suplicantes para que tomes las riendas. Y como no te da la gana, el bloqueo persiste y todo el grupo asume que no va a haber decisión, que vamos a seguir varados, que no hay salida. Tú miras suplicante al segundo de a bordo, al tercero, al cuarto, pero nadie toma la palabra. Impasibles, parecen indiferentes ante la situación.

Al día siguiente, la gente se queja de la mierda de tarde, o del truño de película que se han tragado, o de la bazofia de comida que se tragaron en aquel sitio de mala muerte, pero en el momento de tomar la decisión, esa que podría haber evitado el mal trago, nadie se menea. Todos tragan y adelante, que el que decide es el que lleva la carga.

Y es que, cuando se toman decisiones en un estado de indecisión, en un estado de incertidumbre, se corren riesgos. Y los riesgos inmovilizan (y si no, que se lo digan a Puigdemont). Quien toma decisiones en estos momentos será el chivo expiatorio del mañana. “Tú fuiste quien dijo que lo hiciésemos” es el grito de los huevones y las huevonas. Por eso es tan raro encontrar esa figura cándida y valiente que alienta al grupo para que actúe. Porque una vez que se quema, ¿quién es el guapo o la guapa que toma el relevo?

En otro post hablaba de cómo lo complejo es lo sencillo , y cómo las estructuras ocultan el corazón del asunto. El dicho como arriba es abajo lo define muy bien. El tema es que la diplomacia, esa gran capacidad de negociar con el contrario, oculta a veces el miedo a decir lo que se quiere y necesita y dar motivos claros y contundentes al respecto. Ya, es verdad que es mejor negociar, dialogar, debatir con argumentos, llegar a un consenso. Pero hay momentos en los que te la cuelan y la diplomacia te impide que lo que es de ley salga adelante. También es verdad que si te la han colado, poco vas a poder hacer, pero al menos que quede constancia de que te has dado cuenta.

Todo esto es una perorata sin mucho sentido para la audiencia, lo sé. Lo importante es lo que pasa cuando el que toma las decisiones se retira. Y el por qué se retira. Hay múltiples circunstancias en las que esto puede pasar, pero una cosa habitual es que el grupo se quede estancado. Y no puede ser de otra forma. Hay ocasiones en las que hay que aceptar que el grupo no puede progresar ni actuar al mismo ritmo que lo haces tú, que la gente necesita tiempo. Tiempo para darse cuenta de los errores cometidos y de las decisiones mal tomadas. El hecho de que tú tengas claro lo que hay que hacer no significa que el grupo lo tenga claro, así que ajo y agua, como decíamos de pequeñas.

Seguro que hay gente ahí fuera, leyendo esto, que me comprende perfectamente. Para vosotras y vosotros, una lista de consejos no pedidos:

1. Si hay que tomar una decisión, deja que primero se pronuncie otra persona del grupo. No te lances a hacer propuestas, no te signifiques en un primer momento. No te hagas abanderada/o del asunto: si lo haces, será mucho más difícil retirarse.

2. Si nadie se pronuncia, siempre puedes hacer una sugerencia. Algo así como tímido, como quien no quiere la cosa.

3. Si encuentras una callada por respuesta, no insistas: no hay quorum. Hay que dar tiempo al grupo para que asimile el problema y lo sopese. Por mucho que creas tener la visión completa del asunto, no va a servir de nada que lo expliques una y otra vez: hay que seguir una serie de pasos para alcanzar la comprensión.

4. Cuando el desastre se avecina, nunca digas “os lo dije”. Muchas veces pasa. El grupo se ha quedado varado y no ha tomado decisiones importantes. Llega el toro y nos pilla. Hay que asumir las consecuencias con el grupo y tirar para delante.

5.Ten paciencia: en algún momento caerán en la cuenta. Pero lo cierto es que, si el grupo o la mayor parte del grupo no cae en la cuenta, no hay nada que hacer más que esperar.

6. A veces hay soluciones alternativas que tú no habías considerado.  Únete alegremente a ellas alegremente, sin rencor y suspirando con alivio. Hay veces que estás rodeado/a de gente capaz y competente, gente buena y maravillosa que ve las cosas desde otra perspectiva que también conduce a la solución.

Si este post os ha parecido condescendiente, lo siento mucho. Es lo que hay.

Un sistema educativo sin altas capacidades (II)

 

En la anterior entrada hablaba de la difícil relación de nuestro sistema educativo, el español con las altas capacidades (AACC). El Informe Nacional sobre la Educación de los Superdotados (Carmen Sanz, 2017) señala que habría un 90% de estudiantes con AACC sin identificar y que, por tanto, no estarían recibiendo la atención educativa adecuada. Esto, además de ser un defecto grave de nuestro sistema educativo, que afecta a la riqueza de potencial humano de nuestro país, es un problema que afecta de forma directa y personal a esos niños y niñas que están desatendidos en sus necesidades educativas. Mientras que en otros países, como EE.UU., existen programas de atención a las AACC con una larga trayectoria histórica, en nuestro país son escasos los programas de este tipo, y existe una queja generalizada entre las familias de niñas y niños con AACC sobre la desatención educativa que sufren sus hijos e hijas, lo que hace que tengan que invertir gran cantidad de energía para que éstos sean evaluados y atendidos educativamente de una manera adecuada. Desde este punto de vista, uno de los principales problemas de nuestro sistema es que, en la mayoría de las ocasiones, la detección y atención educativa de los niños y niñas con AACC se hace a instancias de la familia, lo que pone de manifiesto la ausencia de procedimientos protocolizados para la atención de esta población.

La regulación acerca de la atención a niños y niñas con estas características se recoge en los artículos 57, 58 y 77 de la LOMCE así como en el Real Decreto 126/2014, de 28 de febrero y el Real Decreto 1105/2014, por los que se establecen, respectivamente, los currículum de Primaria (el primer Real Decreto), ESO y Bachillerato (el segundo). En el artículo 77 de la mencionada ley se establece que “El Gobierno, previa consulta a las Comunidades Autónomas, establecerá las normas para flexibilizar la duración de cada una de las etapas del sistema educativo para los alumnos con Altas Capacidades intelectuales, con independencia de su edad”. En el Real Decreto 943/2003, de 18 de julio,  se regulan las condiciones para flexibilizar la duración de los niveles y etapas del sistema educativo para los alumnos superdotados intelectualmente. Las medidas educativas a adoptar con niños y niñas con AACC se describen en la Orden EDU/849/2010, de 18 de marzo, por la que se regula la ordenación de la educación del alumnado con necesidad de apoyo educativo y se regulan los servicios de orientación educativa en el ámbito de gestión del Ministerio de Educación, en las ciudades de Ceuta y Melilla. Es especialmente importante el capítulo II (artículos 3 al 15), en el que se establecen los principios generales en relación a la atención educativa integral al alumnado con necesidad de apoyo educativoPodéis encontrar una interesante recopilación de estas leyes con comentarios de su aplicación (o no aplicación, más bien) en el estado español en este post de Ros Abogados.

Teniendo un desarrollo legislativo que, sin ser perfecto, abre un montón de puertas para la adecuada atención educativa para los niños y niñas con AACC, ¿por qué la sensación que nos queda después de hablar con familias y asociaciones es que la atención educativa a estas niñas y niños en nuestro país es deficitaria? El argumento que voy a desarrollar aquí, consciente de que hay muchos temas controvertidos que me voy a dejar en el tintero, es que las leyes educativas que se plantean en nuestro país no van acompañadas de un proceso que facilite la transformación social para que estas leyes puedan ser aplicadas. Nuestras leyes siempre van muy por delante de la realidad que se vive en los centros educativos, que están infradotados tanto a nivel económico como a nivel formativo. Pero además, el tejido científico sobre AACC en nuestro país también está infradesarrollado. Esto supone que tengamos que beber de fuentes anglosajonas para hacernos una idea de cómo se funcionaría en un entorno educativo que atiende las altas capacidades, sin tener una visión basada en la evidencia de lo que está pasando en nuestro país y qué podemos hacer para que vaya mejor. A continuación, trataré de dar al lector una ligera idea del nivel de desarrollo del pensamiento y las prácticas que giran alrededor de las AACC en otro país, EE.UU. en comparación con las cosas que pasan, se escriben y se investigan en el nuestro.

LA INVESTIGACIÓN SOBRE INTERVENCIÓN EDUCATIVA EN ALTAS CAPACIDADES EN EEUU Y EN ESPAÑA

Uno de los indicadores que podemos utilizar para conocer el grado de desarrollo que existe en un país sobre un tema es echar un vistazo a sus publicaciones científicas. Aunque es evidente que comparar a EE.UU. con España requeriría de algunos ajustes relacionados con el tamaño del país y el desarrollo económico y social, no me puedo resistir a ello, y los resultados son dignos de tener en cuenta.

En primer lugar, en EE.UU. existen algunas revistas especializadas en el tema de los niños y las niñas superdotadas (Guifted children). Como ejemplos, podemos señalar dos de las más importantes, que son Guifted Child Quarterly Journal of the Education of the Gifted. Estas son dos revistas indexadas, que, para los legos, significa que tienen la suficiente calidad para ser encontradas en las búsquedas de los principales motores de búsqueda científicos. No encontramos ninguna revista indexada sobre estos temas en español, aunque sí existe alguna que otra revista académica no indexada, como Faisca, publicación de la Universidad Complutense de Madrid.

Sin embargo, podemos encontrar artículos sobre superdotación y las AACC no solamente en revistas especializadas en el tema. Este tipo de trabajos también se publican en revistas generales de Educación y Psicología. Por ello, me fui a la WOS (Web of Science) para buscar artículos publicados sobre este tema entre los años 1900 y 2017. En primer lugar, usé como palabras clave Gifted Children. Obtuve 1156 resultados, de los cuales 459 estaban publicados en EE.UU. (un 29,5%). Este era el país con más artículos en la búsqueda, seguido muy de lejos por UK (47) y Francia (40). De España, país en el puesto 12 (por detrás de Turkía y Holanda), solo constan 11 artículos. Decidí buscar entonces un término también común, el de “High Ability” (lo puse entrecomillado para encontrar resultados en los que las dos palabras figurasen unidas). En esta búsqueda obtuve 175 resultados, en los que la mayoría (un 49%, 86 artículos) eran de EE.UU. y solo 6 (3,4%) de España.

¡¡Ah!! -diréis- estás buscando en inglés, busca en español. Pues eso hice. Usé la palabra superdota* para obtener todos los artículos que usasen los derivados de superdotado. En esta búsqueda obtuve 56 artículos, de los cuáles el 57% (32 de ellos) eran de… ¡¡Brasil!!. En España solo se publicaron 7 (12,5%). Por último, usé los términos “altas capacidades”, encontrando 12 artículos, de los cuales la mayoría (un 33%, 4 artículos) eran de España.

Este pequeño análisis superficial parece llevarnos a concluir que la investigación sobre el tema de la sobredotación y las altas capacidades está bastante más desarrollada en EE.UU. que en España, país en el que solo encontramos un total de 28 artículos científicos sobre el tema en 117 años que recogen las bases de datos de WOS. Pero además, sin nos acercamos ligeramente a las cosas que se escriben en el país anglosajón, podremos encontrar cosas como el artículo What one hundred years of research says about the effects of ability grouping and acceleration on K-12 students’ academic achievement: Findings of two second-order meta-analyses (Steenberg-Hu, Makel y Olszewski-kubilius, 2016). En este estudio, los autores realizan dos meta-análisis de segundo orden, realizados sobre un total de 13 meta-análisis sobre los beneficios de los agrupamientos por habilidad y 6 meta-análisis sobre los beneficios de la aceleración en el rendimiento académico. Imaginaos: los datos de este artículo están basados en 19 meta-análisis, basados a su vez en más de 1.000 artículos sobre el tema. Increible ¿verdad? Y solamente para hablar sobre los efectos de los distintos tipos de agrupaciones y de la aceleración en el rendimiento académico. Deja fuera los estudios sobre los efectos socio-emocionales y otro tipo de repercusiones de estas intervenciones.

¿Qué sucede con la investigación sobre AACC en España? Si analizamos los resultados que obtenemos con la palabra clave gifted* y nos centramos en las 103 publicaciones españolas, observamos que existe un aumento creciente y progresivo de artículos desde el año 2009 (3 artículos) hasta el 2016 (25 artículos), de modo que podemos decir que el interés por este tema está creciendo. Sin embargo, estamos muy lejos de alcanzar la experiencia y el conocimiento desarrollado en EE.UU., aunque ya hay varios grupos de investigación trabajando en este ámbito. Diréis ¿y qué más da que no haya investigación en España hecha por investigadores españoles, si podemos aprender mucho leyendo las investigaciones estadounidenses? Pues por una sencilla razón: el éxito de las intervenciones educativas depende en gran medida de su adaptación al entorno socio-económico y político que las acoge. Tú puedes llegar con un plan de intervención para la detección y atención educativa en niños y niñas con AACC maravilloso tomado de las investigaciones norteamericanas e intentar implementarlo en tu comunidad autónoma, y darte de bruces con un entorno que no acepta, no entiende y no puede mantener tus propuestas.

En su revisión sobre el estudio de la alta capacidad en España, Hernández Torrano y Gutierrez Sánchez (2014)  hablan de cuatro ámbitos de estudio que se están abordando en nuestro país sobre este tema: los dedicados al perfil cognitivo de los estudiantes con AACC, sus rasgos afectivos, sociales y emocionales, los estudios dedicados a la detección de estos estudiantes y, por último, los orientados a analizar las estrategias y técnicas de intervención educativa en esta población. En la próxima entrada dedicada al tema de las AACC, hablaré de el último de estos aspectos, las estrategias de intervención educativa en niños y niñas con AACC que se llevan a cabo en España y en qué medida están extendidas y son eficaces. Volviendo al inicio del post, en el que decíamos que un 90% de niñas y niños con AACC pasan desapercibidos en nuestro país, podemos deducir que estas prácticas no están muy extendidas. En este sentido, reitero mi preferencia, expuesta el primer post de esta serie dedicada a AACC, de optar por no luchar contra el sistema y renunciar a un etiquetaje que no sé a ciencia cierta si va a llevar a buen puerto o si va a ser un estigma en un sistema educativo que no sabe atender a personas con talentos y capacidades especiales.